viernes, septiembre 30, 2022
InicioMexicaliDEBE GARANTIZARSE LOS DERECHOS LABORALES DE TRABAJADORES CONSULARES: GINA CRUZ

DEBE GARANTIZARSE LOS DERECHOS LABORALES DE TRABAJADORES CONSULARES: GINA CRUZ

La Senadora por Baja California, Gina Andrea Cruz Blackledge, manifestó que la Secretaría de Relaciones Exteriores debe respetar los derechos laborales de los trabajadores en los 50 consulados que existen en Estados Unidos, y con ello garantizar una atención de calidad a los más de 11 millones de mexicanos que residen en aquel país y que envían remesas a México.

La legisladora presentó un Punto de Acuerdo por el que el Senado de la República exhorta, a la Secretaría de Relaciones Exteriores a garantizar la calidad y la continuidad de las operaciones y servicios de las representaciones diplomáticas en Estados Unidos, asegurar el personal necesario para su pleno funcionamiento y garantizar los derechos laborales del personal local en sus consulados.

Gina Cruz explicó que el problema no es menor, México tiene la red consular más grande en el extranjero con 50 consulados con los que se atiende a más de 11 millones de mexicanos que residen en aquel país.

“El trabajo es bastante, pocas representaciones diplomáticas en el mundo tienen que dar un servicio tan amplio.

“Mes con mes dichas oficinas expiden 100 mil pasaportes, visitan en promedio a 5 mil mexicanos detenidos en prisiones, realizan 200 talleres y eventos de asesoría migratoria, atienden más de 20 mil llamadas, y emiten cerca de 70 mil matrículas consulares”.

Señaló que se atienden las necesidades de millones de mexicanos quienes se estima que este año, a pesar de la pandemia y la crisis económica, enviarán más de 40 mil millones de dólares a México, un aumento del 10 por ciento respecto al año anterior, lo que significa una cifra récord.

La situación de los trabajadores se enfrenta a una situación de arraigo de largo plazo; los empleados consulares han echado raíces en aquel país, tienen familia, algunos están pagando una hipoteca de una casa y prácticamente “han hecho una vida allá”, señaló.

El salario base de los empleados locales es de 2,000 dólares mensuales y está considerado por el gobierno de Estados Unidos por debajo del nivel medio de pobreza.

Gina Cruz explicó que en el Manual de Acreditación de la Oficina de Misiones Extranjeras del Departamento de Estado, con fecha del 23 de agosto de 2016 se estableció que el personal empleado localmente que no sea ni ciudadano ni residente deberá dejar el cargo a más tardar en agosto 2021.

Por lo anterior, de acuerdo con información de la cancillería y con una investigación periodística, a principios de octubre la Secretaría de Relaciones Exteriores pidió a los titulares de los 50 consulados en Estados Unidos determinar qué empleados locales podrían permanecer en aquel país en función de su estatus migratorio.

De los 1700 empleados locales que trabajan en los consulados se decidió que 560 deberían cumplir con la instrucción del gobierno estadounidense.

Ante esta situación, los trabajadores se enfrentan a una cadena de adversidades laborales, económicas y jurídicas.

Otra investigación periodística señala que los contratos de los empleados locales no les permiten defenderse contra arbitrariedades de sus jefes en los consulados de México en el exterior.

Gina Cruz expuso que desde 1983 trabajadores consulares de México en Estados Unidos, particularmente, han tenido dificultades para emprender acciones legales contra abusos en las representaciones diplomáticas porque sus contratos no son claros.

Individual y colectivamente, los trabajadores mexicanos han presentado recursos ante el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sin embargo, esos recursos en su mayoría han sido rechazados por las distintas instancias con el argumento de que no es de competencia de ninguna de ellas.

A pesar de que con la nueva administración estadounidense se espera algún cambio o una reforma migratoria, nada asegura que las cosas vayan a ser distintas para estos trabajadores.

El gobierno de México necesita personal con un perfil, preparación y experiencia adecuada, y ese capital humano está en riesgo de perderse. Décadas han costado formar a las personas capaces de gestionar y resolver las necesidades de la basta comunidad mexicana en Estados Unidos

ARTICULOS RELACIONADOS

Mas leídos