domingo, marzo 3, 2024
InicioMexicaliDESIGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES ES INACEPTABLE: GINA CRUZ

DESIGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES ES INACEPTABLE: GINA CRUZ

La senadora por Baja California, Gina Andrea Cruz Blackledge, expresó que las desigualdades que aún persisten hasta el día de hoy entre las mujeres y los hombres, son inaceptables, así como lo es la violencia ejercida en contra de la mujer ha llegado a niveles inimaginables, así como la pobreza que se dé en las comunidades donde hay familias con una mujer jefa.

Lo anterior durante la toma de protesta de la mesa directiva de la Red de Mujeres por Baja California que preside, Miriam Ayón, en el marco de su primer aniversario, así como el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”.

En el evento realizado esta mañana, rindieron protesta mujeres provenientes de diferentes municipios del estado de Baja California, así como de diversas corrientes políticas con un solo objetivo en común, que es la lucha por la conquista del reconocimiento, así como de los derechos de la mujer.

Gina Cruz señaló que hoy en día es inaceptable que en los mismos cargos las mujeres ganen menos. También es inaceptable la pobreza que vemos en las calles y el hecho de que muchas mujeres tengan que trabajar en la economía informal para llevar el alimento diario a sus familias.

Agregó que la violencia contra la mujer es condenable y reprobable, ya que se ejerce contra la donadora de vida, contra quien suele ser cabeza de familia y referente obligado para que haya estabilidad y prosperidad familiar.

“Las mujeres, además de nuestro talento, aportamos valores únicos: la solidaridad, que no es otra cosa que el rostro social del amor, la preocupación por las personas más indefensas, la sensibilidad, y la capacidad para coordinar esfuerzos de grupos humanos de forma ordenada y pacífica.

“Mujeres y hombres conformamos un binomio virtuoso en el que cada parte es necesaria, indispensable”.

Destacó que ninguna lucha es menor cuando se trata de defender sus derechos, y proteger su dignidad, todo para que el alto ideal de un México libre de violencia contra las mujeres sea una realidad.

Gina Cruz aseveró que una nación civilizada y democrática se caracteriza porque la violencia contra las mujeres ha sido desterrada por completo.

Expresó que la violencia ha cobrado hoy niveles inaceptables: el Poder Judicial ha recibido cerca de 450 mil denuncias tan solo en este año. Desde 2015 los homicidios se han multiplicado hasta llegar a un lamentable promedio de 10 mujeres asesinadas al día.

Frente a la violencia, no sólo se requiere la fuerza del Estado, también son indispensables acciones a favor de la agenda de las mujeres, observó Gina Cruz.

El Poder Legislativo ha sido crucial para avanzar en materia de paridad, comentó, primero en elecciones federales y locales en las que se promovieron cuotas de género, aunque originalmente no se garantizaba que las fórmulas fueran integradas por un solo género.

Luego de lograr que hubiera candidatas en una sola fórmula para cargos de elección, para evitar así que las mujeres cedieran su espacio a los hombres, solicitando licencias de forma triste y lamentable, avanzamos para que las candidaturas se nos dieran en distritos competitivos, señaló.

Gracias a estos avances, en esta Legislatura, la Quincuagésima Quinta hay 250 diputadas y 250 diputados, y en el Senado hay 62 senadoras y 64 senadores.

“Los logros de los que hoy podemos estar orgullosas han tardado casi 50 años desde que logramos el derecho al voto. Apenas en 2001 se creó, en la administración pública federal, el Instituto Nacional de las Mujeres.

En 2006 se publicó la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres y en 2007 la Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida Libre de Violencia”.

Destacó que los grandes países se definen por la forma como se trata a las niñas, adolescentes y mujeres. Ahí donde se garantiza igualdad de oportunidades y piso parejo, estamos ante un Estado del que nos podemos sentir orgullosas.

“Ese es el Estado que queremos que México sea: uno en el que cada mujer que nazca, aunque sea en el rincón más distante y en condiciones de extrema vulnerabilidad, pueda ver realizados sus sueños y esperanzas.

Es por todas aquellas pequeñas y adolescentes que sufren y padecen condiciones de exclusión y vulnerabilidad que no podemos dar por terminada nuestra lucha. Mientras una sola mujer viva en condiciones de violencia, marginación y pobreza no podremos estar satisfechas”.

“Hemos luchado contra estereotipos y prejuicios, que todavía hoy se dan en muchas comunidades, en las que se considera que somos inferiores, que no podemos competir en igualdad de circunstancias y que nuestro único lugar para ser cada día mejores es el hogar.

“Hemos salido de nuestras casas a las plazas públicas y a las calles para demandar respecto a nuestra dignidad y el reconocimiento de nuestros derechos fundamentales.

Mencionó que a lo largo de la lucha histórica de las mujeres, primero para tener el derecho al voto que les fue reconocido hasta 1953, y luego para lograr la paridad han sufrido, de forma lamentable, diferentes formas de violencia.

 

“La violencia física que se da contra cualquier mujer es reprobable, pero también lo son la violencia verbal y la violencia política que empaña campañas electorales con agresiones sin sentido, por el hecho de ser mujer”.

ARTICULOS RELACIONADOS

Mas leídos